¿Qué Telescopio me conviene?

Para comprar un telescopio se deben tener en cuenta una serie de cualidades, se debe encontrar un equilibrio entre los aumentos, la luminosidad, la portabilidad y por sobre todo, el costo.

Si comparamos con lo que nos ofrecen los binoculares, los mayores aumentos de los telescopios nos permiten ver cráteres lunares, observar en mayor detalle la superficie de Júpiter y hasta ver los anillos de Saturno e incluso las divisiones de su interior. El telescopio nos permite salir del Sistema Solar y observar cúmulos, nebulosas y galaxias que no pueden resolverse con binoculares por ser objetos demasiado tenues.

La Apertura

Lo más importante a la hora de comprar un telescopio es la apertura, o sea, el diámetro útil de la lente o espejo. Cuanto mayor sea su apertura, más brillantes y detalladas serán las imágenes que nos ofrecerá. Un telescopio de 150 mm de abertura nos proporcionará imágenes el doble de nítidas y cuatro veces más brillantes que otro telescopio de 75 mm.

En el caso de los telescopios, los aumentos son lo menos importante, porque de eso se encargan los oculares. Cambiamos el ocular y así cambiamos los aumentos (zoom).

Tipos de telescopios:

Reflectores

Los Telescopios refractores que tengan aberturas superiores a 100 mm son muy voluminosos, pesados y costosos. Es por esta razón que los refractores más comunes tienen diámetros entre 60 y 90 mm, que ofrecen imágenes nítidas de la Luna y los planetas, pero unos diámetros tan reducidos limitan su utilidad a la hora de observar objetos débiles y difusos (Galaxias, cúmulos y nebulosas). Por tanto, los telescopios refractores son apropiados para observación planetaria, y no para cielo profundo. Utilizan lentes para captar la luz.

Reflectores

También llamados telescopios newtonianos, no tienen las costosas lentes de los refractores. Utilizan un espejo para captar la luz. Por lo tanto, podemos encontrar en el mercado reflectores de 110 ó 150 mm por un precio muy accesible, comparable al de un refractor mucho más pequeño. Al ser su abertura mayor, son una mejor alternativa para observar nebulosas y galaxias, es decir, para cielo profundo.

Catadióptricos

Como los Maksutov-Cassegrain o los Schmidt-Cassegrain, tienen ópticas de calidad y una gran captación de luz. Los tubos son más cortos que los de los refractores o reflectores newtonianos. Utilizan una combinación de espejos y lente correctora.

Binoculares

Si un telescopio te parece un equipo un poco complicado para iniciar en la astronomía, puede probar adquiriendo unos buenos binoculares para así navegar el mundo desconocido del cielo por las noches. Los binoculares a veces son una mejor forma de comenzar a explorar el cielo nocturno.

Si te decidiste por los binoculares, recomendamos los de 10X50 para principiantes. Estos revelarán 50 veces más información sobre objetos celestes que se pueden ver a simple vista. Además, puedes sujetarlos de manera suficientemente estable como para no arruinar tu vista del cielo. Finalmente, también son útiles para búsquedas durante el día, tal como la observación de aves.